Asociación Cultural Humboldt renueva su programación teatral

Desde el lunes 15 de enero, el teatro de la Asociación Cultural Humboldt será tomado por completo por productores, escenógrafos y diseñadores multimedia que crearán, a través de una simbiosis entre video-mapping y mobiliario, la finca Vigía en Cuba que fuera propiedad de Ernest Hemingway, protagonista del nuevo argumento que plantea Tomás Angola Heredia (1967) en su nueva pieza Ningún hombre es una isla.

El espectáculo, ambientado en el año 1959, recorre los demonios de un Hemingway en los últimos días de su vida, destrozado por el alcoholismo, la neurosis y acechado de manera constante por el fantasma del suicidio. En esta oportunidad la figura de Angola no sólo es dramatúrgica, sino que asume la dirección escénica y es, además, el encargado de personificar a un escritor derrotado por la vida. Lo acompañan en escena José Manuel Vieira, quien interpreta el rol de Robert Jordan -protagonista de Por quién doblan las campanas– y Andrea Miartus, quien se desdobla para representar a Mary Hemingway y a la protagonista femenina de la novela.

Angola ha encontrado en el mapping no un discurso sino una parte fundamental de su discurso. Aunque admite que su uso en Broadway es limitado debido a su costo, ha conseguido reunir un “equipo humano y técnico que lo hace económicamente posible”. En esta ocasión, José Martínez, diseñador multimedia, trabaja mano a mano con Freddy Belisario en el diseño de escenografía física.

Ningún hombre es una isla se estrena al público el sábado 27 de enero, a las 4:00 pm, con dos funciones por semana hasta el domingo 10 de febrero. Cabe destacar que esta pieza, cuyas entradas estarán a la venta a partir del 15 de enero en la taquilla del teatro, inicia una programación especial que, cada dos meses, presentará “teatro de arte” en el recinto. A tal fin, están previstas presentaciones de piezas como Medida por medida de William Shakespeare, El diablo sagrado de Elizabeth Yrausquín y Duelista de Federico Pacanins.

Related posts