Caracas cumple 450 años y reclama promesas incumplidas

A lo largo de cuatro siglos y medio de existencia, Caracas ha sido centro de promesas por parte de gobernantes y administradores. Hoy recordamos algunas que se han perdido en las páginas de periódicos viejos pero son rescatables con voluntad y administración transparente.

Caracas es como una novia que se quedó en el altar esperando el cumplimiento de promesas hechas por galanes oportunistas. Recordarlas todas sería extenso. Por ello hicimos una selección arbitraria con motivo de los 450 años de la fundación de esta ciudad que alguna vez fue llamada Sultana del Ávila o Ciudad de los techos rojos.

Hay promesas que fueron hechas públicas a finales del siglo pasado, otras a comienzo del actual. Si la mitad de esas ofertas se hubieran cumplido, Caracas sería hoy una capital del primerísimo mundo. Tendría hasta aerotaxis. Porque eso fue lo que le juró, en 1965, Augusto Márquez Cañizales, cuando era presidente de la junta que tenía a su cargo todo lo relacionado con el Cuatricentenario de la Capital.

Dijo Cañizales que una estación de aerotaxis funcionaría en el Helicoide, ese elefante blanco que dejó Marcos Pérez Jiménez, proyectado como el centro comercial más grande de América latina: “Esta monumental obra” estará concluida en 1967 a un costo de 40 millones de bolívares. Óigase bien: ¡40 millones de bolívares! Juró que el Helicoide “… se convertirá en centro de exposiciones permanente de la industria privada” y “en la cúspide habrá un campo para el movimiento de helicópteros de alquiler”. (Últimas Noticias, 1-07-65, pág. 9).

Llegó el Cuatricentenario de Caracas acompañado de un gran terremoto -eso fue hace 50 años- y entre el susto y los planes de reconstrucción no hubo quien reclamara los prometidos aerotaxis.

Posteriormente, en el año 2000, el presidente Hugo Chávez Frías, desde el estado Táchira, se refirió al Helicoide. No habló de helipuerto pero sí de construir en ese lugar “un gran complejo cultural, deportivo, educativo y de salud, cuyo eje central serán los barrios cercanos. Se construirán pequeños edificios para cambiar los ranchos. La iniciativa será con autogestión y las viviendas tendrán espacio para el desarrollo de cultivos hidropónicos”.
(Últimas Noticias, 8-09-2000, pág. 49).

Palabras, palabras, palabras…

Un Guaire cristalino

Según periódicos de ayer, fue Alfredo Peña, el primer alcalde Mayor de Caracas en el reinado de Chávez, quien prometió convertir El Guaire en un río de aguas cristalinas. Lo dijo, muy de pasada, el 19 de agosto del 2000.

Cinco años después, Chávez hizo suya la promesa. El 7 de marzo de 2005, anunció que “El río Guaire será limpiado bajo mi gobierno y los caraqueños podrán navegar en él; invito a todos a bañarnos en el río Guaire”. La invitación era para el 2006. Posteriormente, Jacqueline Farías, en su condición de ministra del Ambiente, reconoció la complejidad del trabajo y fijó el 2014 como nuevo plazo.

De eso ya no se habla y menos del dinero invertido en las primeras etapas del proyecto.

/strong> Nueva maternidad

La Maternidad Concepción Palacios fue inaugurada el 17 de diciembre de 1939, como parte de los actos conmemorativos del natalicio de Simón Bolívar. Comenzó con 21 médicos bajo la dirección del doctor Leopoldo Aguerrevere.

Para la década de los 70 ya era considerada insuficiente para atender a todas las parturientas de Caracas y parte del Estado Miranda. Por esa razón, Blas Bruni Celli, entonces Ministro de Sanidad, dijo que estaba “prevista la creación de una nueva maternidad para Caracas” (14-03-74)

Hoy, a los casi 78 de inaugurada y a los 43 años del anuncio del doctor Bruni Celli, la Maternidad Concepción Palacios le sigue quedando pequeña a Caracas, con el agravante de vivir la crisis y de personal y de medicamentos que hoy afecta en Venezuela a todos los centros de salud.

Una ciudad jardín

En enero de 1998, el ingeniero, José Luis Cova, presidente de la Corporación de los Servicios Municipales, prometió que “La Hoyada se convertirá en un lapso de tres meses en dos canchas de fútbol y otras de voleibol y básquet. Además, se prevé la construcción de baños, graderías e iluminación portátiles”. (Universal, 08-01-98)

El 15 de julio de 2011 el presidente Chávez anunció que firmaría “los primeros recursos para la construcción definitiva de un parque en el aeropuerto de La Carlota”. Aclaró que la pista del aeropuerto no sería cerrada y que quedaría disponible para emergencias y usos menores.

Agregó que el nuevo parque seria inaugurado en el 2013 en el marco del bicentenario de la “Campaña Admirable”. El proyecto contemplaba la salida del Comando de la Fuerza Aérea de La Carlota.

La construcción de ese parque no ha avanzado a paso de vencedores. Desde la autopista se puede ver una pancarta donde recuerdan la promesa de lo que sería otro lugar de esparcimiento. Para los momentos parece que sufre de parálisis.

Golpeadita pero de pie

Caracas llega a sus 450 años de fundada muy golpeadita. Con su Alcalde Mayor detenido con pruebas amañadas desde febrero de 2015. Sustituido por un personero del partido de gobierno designado a dedo.

Con el nada honorable título de ser una de las ciudades más inseguras del mundo. Caracas es la ciudad y sus habitantes. La ciudad es un gran valle custodiado por ese gran guardian que es el cerro Ávila y con un clima de eterna primavera.

Sus habitantes son personas amables, de diversas regiones que hacen de Caracas una ciudad cosmopolita con restaurantes que ofrecen los platos más ricos y variados de la gastronomía mundial. Con ese potencial, Caracas volverá a ser el lugar que una vez fue: un polo de gran atracción para el turismo y amable para quienes en ella habitan.

Fuente: Asiesnoticias.com/Informe21

Related posts