Cómo darle medicinas a tu gato

Quienes convivimos con estos felinos sabemos de su fuerte carácter y su animadversión al veterinario y todo lo que tiene que ver con él. Por ello, muchas veces nos resulta casi imposible administrarle su medicación sin que nadie salga herido.

Por esto os traemos unos consejitos para hacer esta tarea mucho más fácil.

Pastillas por la boca

Es un error creer que mezclar las pastillas con la comida de tu gato confundirá su olor y de esta manera tragará su medicina. Los gatos comen tranquilamente, disfrutando de su comida, por lo que es muy probable que terminen encontrando la pastilla escondida y en ese mismo instante dejarán de comer o la esquivarán.
Para evitar que esto ocurra, debemos cambiar de método:

  • Coloca la pastilla en tu mano dominante
  • Arrodíllate y coloca a tu gato entre tus piernas mirando hacia afuera
  • Con tu otra mano (la menos dominante) mueve su cabeza apuntando su nariz al techo
  • Con tu mano menos dominante abre suavemente la boca de tu mascota
  • Con tu mano dominante coloca la pastilla en su garganta
  • Cierra la boca de tu gato con tu otra mano
  • Masajea su garganta (si soplas suavemente en su nariz el gato, por instinto, tragará más fácilmente)
  • Deja al gato libre, pero no te alejes, espera. Tu gato puede hacerte creer que tragó la pastilla y en un descuido tuyo vomitarla. Si esto ocurre repite el proceso.

Medicinas líquidas

Para administrar este tipo de medicación deberás ayudarte de una jeringuilla sin aguja o bien de un gotero. El procedimiento es parecido al anterior, pero normalmente más sencillo de tener éxito:

  • Siéntate, y sienta a tu gato entre tus piernas
  • Con tu mano menos dominante orienta la cabeza de tu gato apuntando su nariz hacia el techo
  • Con esa misma mano levanta suavemente uno de sus labios por uno de los laterales
  • Con tu mano dominante introduce la jeringuilla o gotero en la boca de tu mascota y deja salir la medicina con suavidad y constancia
  • Tu gato tragará de manera natural

Medicinas para el oído

Aplicar medicación en esta zona puede resultar una tarea difícil pues a los gatos no les gusta demasiado que les toquen las orejas.

  • Siéntate y sienta a tu gato entre tus piernas
  • Acarícialo para que se calme
  • Si lo consideras necesario puedes envolver a tu gato en una manta o toalla para dejarlo inmóvil y facilitar así la tarea
  • Deja caer las gotas dentro del oído – Dobla su oreja para evitar que salga la medicina y masajea la zona para que las gotas bajen mejor hacia su oído
  • Si tu gato agita su cabeza es probable que salpique medicina, pero no temas, estos productos están preparados para eso, así que NUNCA administres más dosis de la indicada por el veterinario

Medicinas para los ojos

Esta podría considerarse la tarea más difícil en cuanto a administración de medicinas a gatos se refiere… Y es que los ojos son muy sensibles para ellos, e intentarán evitar a como dé lugar que se los toques.

  • Siéntate y sienta a tu gato sobre tus piernas
  • Acarícialo para que se tranquilice – Inmovilízalo como puedas. Úsate de una toalla o manta para envolverlo si es necesario
  • Aplica ungüento a lo largo de su ojo con cuidado – Con tu mano dominante deja caer las gotas de medicina del gotero en el ojo de tu mascota
  • Cierra su párpado por unos segundos

Inyecciones

Debido a su resistencia al dolor, las inyecciones son el método de aplicación de medicinas en gatos más fáciles de llevar a cabo. Consulta a tu veterinario cómo hacerlo, ¡y verás que es pan comido!

Related posts