Condiciones para la cría, material de nidificación Agapornis

El género Agapornis presenta un carácter muy inhabitual, aun cuando en modo alguno único, entre los loros y ello en el sentido de que sus miembros construyen nidos en contraposición al hábito de depositar los huevos sobre el suelo desnudo de la cámara de nidificación. A tal fin transportan el material necesario, ya sea aprisionado bajo las alas o entre las plumas del lomo. Hierba seca, ramitas, hojas y otros elementos similares vienen a añadirse a la madera que ha sido arrancada de la parte interna de la caja de nidificación. Por dicho motivo resulta esencial el que proporcionemos material adecuado para que puedan utilizarlo durante la época de cría, y una capa de turba les facilita un buen comienzo. Lo que ha sido probado con éxito es depositar en el interior de la caja de nidificación un cubo de corcho que se ajuste exactamente a sus dimensiones.

Los inseparables lo excavan y crean un nido que responde a la dimensión preferida por ellos, la cual a menudo es bastante menor que el espacio que nosotros les habíamos proporcionado pues les gusta el sentido de seguridad que un nido de menores dimensiones les proporciona.

HUMEDAD

La humedad relativa dentro de la caja de nidificación se cree que ejerce un efecto considerable sobre la viabilidad de los huevos, y dadas las condiciones tropicales en que la mayoría de especies viven, generalmente ocurre que el nivel de dicha humedad es excesivamente bajo en la mayoría de países salvo en África. Durante los periodos calurosos resulta conveniente rociar ligeramente la parte externa de la caja de nidificación y también asegurarse de que los adultos cuentan con los medios apropiados para darse un buen baño ya que así regresarán de él con su plumaje todavía húmedo. Estas medidas, como es obvio, contribuirán a aumentar el nivel necesario de humedad en el nido. Un poco de corteza en el agua resultará asimismo de ayuda ya que los pájaros la utilizarán como material de nidificación. Si llevamos a cabo las labores de cría en el interior de un local entonces además de rociar las cajas de nidificación se sugiere que coloquemos un par de cubos de agua en dicho local (debidamente recubiertos con una tela metálica) ya que contribuirán a aumentar el nivel de humedad en los días calurosos.

Con todo procede señalar que no conviene exagerar en este punto pues tampoco resulta deseable un exceso de humedad ya que en tal caso a los huevos no les resultará posible perder agua por evaporación y los polluelos pueden morir ahogados dentro de la cáscara. La humedad es factor que todavía se halla muy lejos de ser comprendido en avicultura pero nuestro conocimiento de ella irá en aumento a medida que un mayor número de criadores estudien este problema y efectúen anotaciones de los resultados obtenidos. Por dicho motivo, disponer de un higrómetro nos será de utilidad para poder anotar las humedades relativas.

Related posts