Dibujo que habla.- Por Nitu Perez Osuna

Daniel Ceballos, ex alcalde de San Cristóbal, capital de Táchira, es un preso político de los más de 300 que el régimen de Maduro mantiene tras las rejas por el delito de pensar diferente y luchar contra la tiranía instalada en el país desde hace 20 años.

Repasemos los hechos: El 5 de enero de 2014 es asesinado de dos tiros, Héctor Moreno, estudiante de la Universidad de los Andes (ULA-Mérida), comienzan entonces focos de protestas de universitarios, para exigir justicia y celeridad en el caso. Un mes más tarde, otra estudiante de la ULA núcleo Táchira, es víctima de un intento de violación en el campus, intensificándose las protestas que llegan a Caracas y al resto del país como respuesta al auge de la delincuencia, inflación y escasez de productos básicos.

Para el régimen, el descontento era patrocinado por paramilitares a las órdenes del ex presidente de Colombia, Álvaro Uribe, así lo afirmó Maduro en cadena nacional de radio y televisión, lanzando además una sentencia: Leopoldo López y Daniel Ceballos, ambos de Voluntad Popular, estarían tras los barrotes por fomentar la violencia, “es cuestión de tiempo, los vamos a poner en la misma celda”.

El Tribunal Supremo de Justicia acató la orden y condenó al alcalde a un año de prisión. El ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz para entonces, Miguel Rodríguez Torres, informaba el 19 de marzo que Ceballos había sido capturado por el SEBIN (Servicio Bolivariano de Inteligencia) en la ciudad de Caracas y llevado a la cárcel militar de Ramo Verde: “Es un acto de justicia ante un alcalde que no solamente dejó de cumplir las obligaciones que le impone la Constitución sino que facilitó y apoyó la violencia irracional que se desató en la ciudad de San Cristóbal”. Maduro le calificó de “terrorista”.

14 meses después, Ceballos fue trasladado a una prisión para delincuentes comunes en San Juan de los Morros (estado de Guárico). Luego de mantener una huelga de hambre por 20 días, fue reubicado a la sede de la policía política SEBIN. En agosto de 2015 y durante un año, estuvo bajo arresto domiciliario, pero fue nuevamente trasladado a los calabozos del Helicoide, acusado esta vez, de estar preparando una fuga.

Desde la última celda de ese lugar siniestro donde le mantienen aislado desde hace más de 50 días, sin recibir luz solar ni visitas de familiares, este miércoles 29 de noviembre hace llegar su mensaje a los venezolanos y en particular al sector político a través de un dibujo.

Destaca su pie con grillete en el tobillo colocado encima de una mesa donde se juega dominó. Algunas de las piedras no cuadran… ¿trampa?

Los participantes en el juego son la MUD a quienes identifica con los colores de los partidos Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular. DICTADURA quien está acompañado de un ser de azul -¿Un Nuevo Tiempo?-. El tercer jugador es ZAPATERO y desde allí salen una manos negras que junto al ser azul antes mencionado, alzan un cartelón de fondo rojo con la palabra Diálogo (querrá decir Ceballos que dicho Diálogo es un trapo rojo). El cuarto participante es REHENES.

Con el dedo del medio del pie le hace una seña a la dictadura. Es interesante el triángulo con un ojo encima del cartelón rojo de Diálogo. Ese símbolo remite a los Illuminati “el ojo que todo lo ve” que según la historia, fue una “supuesta secta secreta que controla las vidas y destinos de los seres humanos a través de sus conexiones políticas, económicas y culturales”. Para los cristianos es el ojo de la Providencia.

La mesa está sobre una especie de alfombra roja llena de cruces y las dos patas que de ella se ven, están encima de una caja que dice CLAP y CNE la primera, y un cheque la segunda; del lado derecho se observa lo que pudiesen ser las otras dos patas de la mesa, quebradas.

Amigo lector, usted podrá hacer su propia interpretación sobre lo que ha querido decir Daniel Ceballos con esta imagen. La mía es que califica de farsa al Diálogo.

El Secretario de la OEA, Luis Almagro, junto al alcalde Antonio Ledezma declaró: “Este diálogo no es suficientemente inclusivo, no plantea una agenda que resuelva los temas principales del país, que es la salida política hacia la democracia en Venezuela”… estoy de acuerdo con él… lo único negociable es la salida del régimen que mantiene a 30 millones de venezolanos viviendo la peor de las pesadillas, con escasez de todo y la más alta inflación del mundo.
Mi solidaridad con los presos políticos y sus familiares que sufren juntos a ellos el encierro. Esto se va acabar.

Related posts