La propuesta de un candidato chavista.- Por El arado y el mar (Toby Valderrama – Antonio Aponte)

No sabemos quién es el candidato, y de verdad que importa poco, lo fundamental es su propuesta. Cualquiera sale a la palestra diciendo que es el “candidato chavista”. Pero cómo saber si es chavista de verdad, qué lo diferencia del candidato de la mud o de otras charlatanerías. Veamos.

Primero dejemos claro que creemos que el candidato del Chavismo debe surgir de una gran discusión de su propuesta, de su plan, de su rumbo. No se trata de la elección de una reina de belleza, de un concurso de simpatía y mucho menos de una imposición, esto sería fatal. En consecuencia, nadie debería estar descartado, nadie está aprobado, todos deben, pueden, presentar su propuesta, los inhabilitados, los pequeños, los grandes, hasta grupos de opinión pueden hacerlo.

La propuesta chavista debe comenzar por una gran autocrítica más allá del lloriqueo de victimizarse diciendo que nos han atacado, que nos tienen cercados; se deben considerar los errores cometidos y, parafraseando al Che, considerar “dónde se extravió el camino”, y regresar a desfacer los entuertos

No hay dudas, la Revolución extravió el camino tras el magnicidio del Comandante, luego se abandonó el Plan de la Patria, se falsificó para permitir la tesis de la alianza con la burguesía para elevar las fuerzas productivas. He allí los tres pilares de la autocrítica y de la propuesta del posible candidato chavista: averiguar el asesinato del Comandante, reivindicar, asumir, el Plan de la Patria redactado por Chávez y desechar la tesis de la alianza con la burguesía.

Debe la propuesta ser un retorno al punto donde se extravió el camino, es decir, retomar el Socialismo de verdad, verdad, el de la propiedad social de los medios de producción como soporte de la conciencia del deber social. En este punto se producen las definiciones. Se dirá que no es el momento, se expondrá que se está de acuerdo pero para más tarde; otros propondrán que primero hay que estabilizar el capitalismo y luego retomar el camino. A todas estas dudas reformistas respondió el Comandante en el Plan de la Patria y en la cátedra que dictó con motivo de su presentación en el cne, ese es su Testamento político, ideológico.

Sólo se justifica la participación en el carnaval electoral que se anuncia para principio del 18 si se va a ella con el fin de rescatar el pensamiento de Chávez, su acción, su obra. El Comandante estremeció al mundo cuando rescató al Socialismo como posibilidad concreta. Es desde allí que puede un candidato bautizarse chavista, no es posible ser chavista sin Socialismo, con amoríos con las trasnacionales y complicidades con los capitalistas nacionales, esa es una falsificación.

Las elecciones burguesas son una batalla dura por las zancadillas del gobierno y por la tentación de “usar las armas melladas del capitalismo” para conseguir votos. El gobierno extorsionará, comprará, amenazará, es un gobierno burgués, el pillaje es su naturaleza. Así podrá ganar las elecciones, pero ese nunca será el camino para ganar el corazón del pueblo requisito indispensable para convocarlo a las grandes tareas de la humanidad, para que cumpla su papel histórico, su compromiso con la historia, con Chávez: ¡Construir el Socialismo!

Related posts