Nueva clasificación de tensión arterial previene riesgos cardíacos

La Asociación Americana del Corazón emitió una nueva guía que, en términos prácticos, convierte a millones de personas en hipertensas, por lo que a partir de ahora deberán empezar a cambiar su estilo de vida.

En tal sentido, ahora se considerará hipertensión arterial alta cuando se alcancen 130 milímetros de mercurio (mmHg) para la medición de la presión sistólica y 80 para la presión diastólica; en lugar de 140/90, como era anteriormente.

De igual forma, las nuevas pautas eliminan la categoría de prehipertensión, que se usó para presiones sanguíneas con un número superior (sistólico) entre 120-139 (mmHg) o un número inferior (diastólico) entre 80-89 (mmHg). Solo se recetarán medicamentos para la hipertensión Grado 1 si un paciente ya ha tenido un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Para el internista e investigador de enfermedades cardiovasculares, Freddy Febres Balestrini, estos nuevos niveles de alerta, permitirán la detección más eficaz de complicaciones relacionadas con la presión arterial alta, que desembocan en infarto de miocardio, un ensanchamiento del corazón y; a la larga, accidente cerebro vascular (ACV) y falla renal.

“Lo más importante es que la hipertensión es la gran asesina del siglo. La hipertensión mata más que todos los cánceres”, afirma el también presidente de la Fundación Antidiabética de Venezuela.

La crisis no se detiene
Las cifras son un misterio. Desde el año 2012 no hay anuarios epidemiológicos. Sin embargo, existe una realidad que no se puede negar: los pacientes hipertensos están sufriendo.

La escasez y el alto costo de las medicinas complican su padecimiento. Las consecuencias no son difíciles de imaginar.

Febres, indica que, aunque no hay cifras oficiales, el porcentaje de pacientes mayores de 20 años con hipertensión en Venezuela se ubican en al menos un 40%; mientras que el 70% de los individuos mayores de 50 años, también padecen esta patología.

Además, señala que debido al deterioro del sistema de salud que se vive en el país, los casos de accidente cerebro vascular (ACV) han aumentado. Agrega que son más hombres que mujeres los que sufren de un ACV, pero son ellas quienes pierden la vida por esta complicación.

Tratamientos en esta época
Al menos por ahora “el dame lo que tengas” se ha apoderado de la mayoría de los venezolanos, aunque vaya en detrimento de su propia salud. Según Febres, es preferible que los pacientes hipertensos tomen cualquier medicamento que consigan para tratar la enfermedad.

“Es mejor que tomen el hipertensivo que consigan, que dejarlo de tomar. Estamos en una crisis de salud, donde todas las personas que padecen enfermedades crónicas deben consumir múltiples fármacos”.

Advierte que la mayoría de los hipertensos no cumplen el tratamiento correctamente, por lo que la disciplina es fundamental en estos casos para evitar los factores de riesgo.

Por este motivo, Febres insiste en la prevención como una aliada fundamental. “La gordura y la hipertensión son enemigas, por lo que es recomendable que los individuos mantengan un peso adecuado”.

También, aconseja  a los pacientes con afecciones cardíacas disminuir el consumo de sal, ejercicio, controlar el estrés y no exagerar en la ingesta de alcohol.

Más datos

  • De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), complicaciones derivadas de la hipertensión son la causa de 9,4 millones de defunciones anuales en todo el planeta.
  • Las personas deben procurar tomar la presión arterial a la misma hora para poder compararla día tras día. Preferiblemente en la mañana, pues en ese momento el riesgo de infarto cardíaco o cerebral es más alto que en la noche.

Related posts