Posiciones sexuales para mejorar nuestro rendimiento en la cama

A veces queremos mantener relaciones y nuestro órgano no funciona como debería. Estas posturas benefician la erección. Si solo te pasa un par de veces no hay de qué preocuparse, pero si los problemas con tu erección se convierten en algo recurrente, debes ir a la consulta del médico para descartar otro tipo de problemas.

El tobogán de seda

Siéntate cómodamente y haz que tu pareja se apoye encima de ti echando su cabeza hacia el suelo. Estimula su clítoris con tus dedos y acerca tu miembro a su vagina. Si jugando así consigues levantar “el ánimo” puedes introducirlo y que ella suba cabalgándote, y si la cosa sigue sin funcionar, podéis seguir jugando de otras maneras.

Mejor sentado en el sofá. (iStock)

Enredados

Muchos hombres tienen erecciónes matutinas y hay que aprovecharlas. La posición lateral es estupenda y muy íntima: además permite que sostengas tu pene mientras lo introduces en la vagina para tener una sensación más fuerte.

Postura número dos. (iStock)

Enfrentados

Si la ansiedad y los nervios son los causantes de tus problemas, no te desesperes, no pasa nada, el coito vaginal no es necesario para pasar un buen rato. Comienza con una larga ducha, enjabónate las manos y acaricia su cuerpo poco a poco, puede llegar a ser muy atractivo y morboso. Salid de ahí y seguid con un masaje por todo el cuerpo. Vuestros cuerpos desnudos uno frente al otro con los ojos clavados en los del otro mientras os masturbáis. La situación se calentará al máximo, bajará tu presión y quizá podáis comenzar con la penetración, aunque seguro que no será necesario.

Masturbarse es muy sano. (iStock)

El perro fiel

Si la erección va y viene, el perrito es una de las mejores posturas. Si ella separa las piernas un poco más, esto facilitará la penetración. Si pierdes la erección, hay varias opciones. La primera, acariciarte tú mismo. Si con esto aún no has podido, coge tu miembro y lubrícalo bien para mantener el empuje y que ella lo sienta suavemente en su clítoris.

El perrito. (iStock)

El exprimidor

Ella se coloca encima de ti pero dándote la espalda. Se inclina y apoya sus manos sobre tus piernas. Esta posición favorece el ensanchamiento de las caderas de la mujer y hace más fácil la introducción del pene. Además, la visión del hombre es muy morbosa y facilitará la erección.

Existe la opción de ayudar a favorecer la erección con algunos accesorios. El cockring es un anillo que se coloca en la base del pene. El uso de este anillo ayuda a aumentar el flujo de sangre permitiendo mantener una erección durante un plazo de tiempo más largo, prevenir la eyaculación y provocar un estímulo sexual. Además se recomienda recortar el vello púbico para evitar que se enrede o dé tirones al retirarlo, así como el uso de lubricante para que se deslice a la posición deseada. Si tienes problemas cardiacos no los utilices, consúltalo con el médico. En cambio, si eres diabético (cuando el nivel de glucosa en sangre es muy alto) no sería raro que el doctor recomendara el uso de este tipo de accesorios para ayudar a fortalecer la erección. Es recomendable no utilizarlo más de 30 minutos, y gracias a él podrás llegar al clímax más rápidamente.

Jugar con accesorios también puede ser excitante. (iStock)

Related posts