Rafael Ramírez dice que no tiene cómo vivir en Estados Unidos

Rafael Ramírez, hasta hace un par de días embajador de Venezuela ante la ONU, tuvo que salir de Estados Unidos tras la renuncia a su cargo por petición hecha por el presidente de la República, Nicolás Maduro. 

Uno de los chavistas más prominentes de la Revolución Bolivariana prefiere ahora no revelar dónde se encuentra y adelanta que esperará un tiempo prudencial para considerar su regreso al país.

“Estoy fuera de los Estados Unidos, por la sencilla razón de que no tengo manera de vivir en los Estados Unidos. Terminé mi puesto como embajador representante permanente”, expresó.

En declaraciones ofrecidas a BBC Mundo, Ramírez afirma que las cosas “han salido muy mal en su país” y destaca el aspecto económico como uno de los más afectados en la crisis de los últimos años.

Recordó que en 2013, cuando ocupó la vicepresidencia económica´, advirtió sobre las complicaciones y lanzó sus predicciones. “En ese momento yo lo advertí, lo escribí, se lo dije a las altas autoridades del Estado, a autoridades del partido, al sector privado”, dijo en la entrevista al medio británico.

Ramírez rechazó que ahora le tilden de “traidor”. “Creo que necesitan más de una etiqueta para destruir mi trayectoria al lado del comandante Chávez. Solo basta abordar mis intervenciones, planteamientos, escritos, para ver de qué lado estoy yo. Estoy del lado de Chávez, siempre”, dijo.

A su juicio, la corrupción es un problema que se ha extendido en todos los sectores de la nación aunque niega que las autoridades puedan presentar cargos por este delito en su contra.

“Yo tomé la previsión de tener un respaldo electrónico de todos los documentos de mi gestión. No tengo nada que temer. Nuestra industria petrolera es un holding de 234 empresas y cada empresa tiene sus mecanismos de control. Entenderá que yo no podía estar pendiente de cualquier contratación. Son más de 100 mil contratos que se hacen permanentemente”, explicó el oficialista.

Señaló que los recientes arrestos a directivos de la estatal PDVSA puedan responder a diferencias internas entre el chavismo. “Se está criminalizando la disidencia y se está estableciendo una forma de hacer política muy mala”, acusó.

El expresidente de PDVSA expresó su preocupación por la situación dentro de la empresa petrolera de la cual tiene cuatro años fuera. “No sé qué está pasando en PDVSA pero estoy muy preocupado. Creo que hay un problema de gestión, de decisiones. Hay una conjunción de problemas que nos están afectando mucho”.

Durante sus declaraciones, envió un mensaje al presidente Maduro y a sus compañeros con altas responsabilidades a “no caer en la provocación de abusar del poder”.

La renuncia de Rafael Ramírez respondería a sus públicas diferencias con la gestión madurista. Dice lamentar que su salida haya sido por opiniones políticas.

Related posts