Andorra te da sorpresa.- Editorial El Nacional

Ahora resulta que la revolución bolivariana, el G-2 cubano, los chinos de Pekín y los herederos de la KGB soviética no fueron capaces de darse cuenta de los desvaríos de Rafael Ramírez, de sus amigotes y de su extensa familia que, a plena luz del día, controlaban una suerte de mafia multimillonaria que manejaba nuestro petróleo como si fuera su botín particular. Lo peor de todo es que el núcleo central estaba constituido por viejos amigos de la izquierda revolucionaria que lucharon en las guerrillas y que, de alguna forma,…

Read More