La patrona del Zulia regresó a su nicho entre lágrimas, gaitas y aplausos

La madrugada se abrió fresca y radiante. Las calles rebozaron fervor, admiración y ese amor incondicional que el pueblo zuliano le profesa a Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá. Luego de la eucaristía, el retablo salió en brazos de los Servidores de María, para realizar el último recorrido del año. La Chinita se confundió con la feligresía, recibió el amor de los devotos, visitó sus hogares y fue una con el pueblo que la adora. La música resonó en la madrugada, la gaita rasgó el silencio nocturnal y la Chinita…

Read More