Tigres vence a Leones para recortar distancia en la serie

Los Tigres de Aragua necesitaron diez entradas en el estadio José Pérez Colmenares de Maracay para romper el yugo caraquista en lo que iba de esta primera serie de postemporada al dejarlos en el terreno 2-1 y conseguir su primera victoria en enero.

A diferencia de los dos duelos anteriores, en los que la ofensiva había prevalecido por encima del pitcheo, en este tercer encuentro los abridores de ambos bandos se encargaron de marcar la pauta en lo que terminó siendo un duelo de lanzadores durante toda la noche.

El zurdo Wilfredo Ledezma, quien fue el encargado del primer lanzamiento del juego, trabajó por espacio de cinco entradas y dos tercios en las que a pesar de permitir siete imparables y tener hombres en circulación durante casi toda su actuación solo concedió una carrera en contra por parte de los bates melenudos.

Mientras que por su parte, el quisqueyano Manny Correa mantuvo el mismo dominio que había tenido durante la campaña regular ante los aragüeños y se mantuvo sobre la lomita durante cinco innings completos en los que no recibió mayor daño rival, exceptuado un jonrón solitario de Hernán Pérez, abriendo el cotejo.

Esta buena actuación de Correa se sumó a los 15 capítulos en los que el diestro maniató a la ofensiva maracayera a tan solo una anotación durante  toda la temporada y en los que dejó efectividad de 0.60.

Luego de haber comenzado perdiendo el encuentro con el jonrón de Pérez, los dirigidos por Mike Rojas igualaron las acciones en la alta del tercero cuando con dos outs en la pizarra el jardinero Trayvon Robinson conectó un sencillo remolcador que trajo desde la segunda almohadilla al receptor  Alberto Cordero.

Tras terminar las labores de los abridores y con el marcador con una rayita de cada lado comenzó el desfile de relevista de ambos conjuntos; sobre todo de los capitalinos que utilizaron hasta ocho pitchers para tratar de asegurar su tercera victoria consecutiva.

Por su parte, el experimentado manager Buddy Bailey se valió de cuatro brazos para mantener a raya a los bates del Caracas y terminar acreditándose el triunfo.

Ya en el décimo capítulo, los locales comenzaron el inning con un incogible del grandeliga venezolano Ramón Flores, quien luego avanzó hasta la intermedia con toque de sacrificio de Engelb Vielma.

Tratando de evitar la derrota y con la primera desocupada, el bateador emergente Renato Núñez recibió las cuatro bolas malas para buscar conseguir una doble matanza que terminara el inning, pero el relevista José Ascanio no pudo concretar esa labor y permitió el imparable del gane en el bate de Carlos Tocci a su primer pitcheo.

 De esta manera, los Tigres aseguraron jugar los otros dos encuentros que les restan como locales en la serie.

Related posts